lunes, 13 de noviembre de 2017

Cómo cuidar de nuestro cuerpo mientras estudiamos con el ordenador

Ya sea porque algunos de nuestros alumnos estudian con la ayuda del ordenador, porque pasan muchas horas delante de él por otros motivos, o porque las van a pasar en un futuro, hemos querido recopilar hoy unos consejos de cómo sentarse delante del pc para dañar lo mínimo nuestro cuerpo. Esperamos que os resulten útiles.

La pantalla
La posición y distancia a la que coloques el monitor es clave para tu bienestar general. La posición de la pantalla ha de estar entre 5º y 35º por debajo de tu línea de visión horizontal. Respecto a la distancia a la que debes colocar el monitor, se determina de manera muy sencilla. Estire tu brazo hacia delante y pon la pantalla del monitor más o menos a la altura de los nudillos

La silla

La espalda es una de las partes de tu cuerpo que más problemas te dará si no cuida la postura. Descansa el cuerpo en su totalidad sobre la silla, distribuyendo el peso del mismo de manera uniforme entre el respaldo y el asiento.


Asegúrate que la parte inferior de tu espalda se encuentra totalmente apoyada en el respaldo de la silla y nunca se inclina hacia delante para trabajar. Ten en cuenta que las sillas de cualquier oficina deben cumplir una serie de requisitos como disponer de control de altura, amortiguación de peso, ruedas frenadas…

También es recomendable disponer de una silla que posea reposabrazos, ya que están pensados para proporcionarte descanso entre las pausas de tu labor, nunca los utilices -ni tampoco los muslos- para apoyar los brazos mientras trabajas.

La postura más idónea para sentarte es aquella en que la espalda forma un ángulo de 90º y 120º con respecto al asiento de la silla

Manos y pies
Las manos merecen especial atención, ya que son las encargadas de manejar tanto el ratón como el teclado, y están continuamente en acción. Has de colocarlas de manera que no creen tensiones ni en las muñecas ni en el antebrazo. Para ello, la mano ha de mantenerse recta mientras escribes -sin apoyarla sobre la mesa-, si bien puedes usar un reposamuñecas para conseguir esta posición y a su vez mantener las manos descansadas. Las muñecas también han de estar en posición recta cuando escribes, pues en caso contrario se sobrecargarían, lo que repercutiría de manera negativa.

Para manejar el ratón de manera adecuada, apoya la totalidad de tu palma sobre él y no gires ni tuerzas la muñeca mientras lo estás usando. Tanto el ratón como el teclado han de estar en el mismo plano -a la misma altura-.

Los pies han de estar totalmente apoyados sobre el suelo o reposapiés, no colgando, ni mucho menos trabajar con las piernas cruzadas. Si dispones de un reposapiés, éste ha de ser lo suficientemente grande como para permitirte colocar los pies en diferentes posiciones dentro de su superficie.



Luminosidad y ambiente
Desempeñar tu labor delante del PC requiere unas determinadas condiciones ambientales para facilitarte el trabajo. Puesto que tu vista ha de estar continuamente variando su posición entre la pantalla, documentos de texto, teclado, etc., la pupila sufre continuas variaciones con la consiguiente fatiga visual que eso genera.

También hay que tener en cuenta la temperatura y humedad del sitio donde nos encontremos; aunque parezca una chorrada esto último de la humedad, hay que recordar de nuevo el continuo “castigo” al que sometemos nuestros ojos mirando focos de luz, el cual produce cansancio y sequedad ocular.

Algunos de los síntomas


· Dolores musculares de cuello, espalda, muñeca

· Calambres

· Trastornos Posturales

· Sedentarismo / Obesidad

· Trastornos cardiorespiratorios

· Molestias oculares (enrojecimiento, picazón, lagrimeo)

· Insomnio

· Cefaleas

· Acúfenos (fenómeno perceptivo que consiste en notar golpes o pitidos en el oído, que no proceden de ninguna fuente externa)

· Trastornos psicológicos (tecnostress, tecnofilia)

· Trastornos afectivos (ansiedad, depresión)

Un resumen

No es un post-it, pero no está de más tenerlo impreso en nuestra zona de trabajo/estudio para recordarnos de vez en cuando que debemos cuidarnos inconscientemente incluso trabajando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario