lunes, 27 de noviembre de 2017

La falta de sueño es un problema que va en aumento entre los niños y adolescentes que influye en el rendimiento académico y el cumplimiento escolar según un análisis realizado por la Universidad de Boston.

Los autores del estudio relacionan la falta de sueño con la sobreutilización por el uso de móviles, tabletas y otras pantallas hasta altas horas de la noche en el dormitorio por parte de los jóvenes. 

Los países más desarrollados y con niveles altos en cuanto a calidad de su sistema educativo presentan las tasas más altas de estudiantes que no duermen suficientes horas, como Nueva Zelanda, Australia, Inglaterra, Francia, Finlandia. Pero es Estados Unidos quien encabeza el ranking ya que el 73 % de los niños de entre 9 y 10 años y el 80 % de entre 13 y 14 años tienen malos hábitos de sueño.

Según el estudio, la falta de sueño repercute tan negativamente en las aulas que hasta algunos sistemas educativos se están viendo obligados a disminuir su carga de trabajo y dificultad.

Los resultados de esta investigación determinan que los niños que duermen más horas muestran un mejor rendimiento en matemáticas, ciencias y lectura. También afirman que se da la misma correlación con los niños que tienen buena nutrición.

Ante la pregunta de partida que se hacen en el estudio, ¿Por qué no duermen?, concluyen que el uso de Smartphone, tabletas y ordenadores en las habitaciones de los niños tiende a prolongarse hasta altas horas de la noche y que la luz de las pantallas, a menudo demasiado cercanas a la cara, interrumpe el escenario natural para el sueño ya que la luz manda un mensaje al cerebro de que debemos permanecer despiertos(Karrie Ftizpatrick, de la Northwestern University en Illinois).

La falta de sueño tiene un efecto contraproducente en el aprendizaje de los niños, así como en la capacidad de memorizar y en el rendimiento académico. Varias investigaciones sobre los desórdenes en el sueño y las funciones del cerebro evidencian la importancia de dormir suficientes horas para la consolidación de la información y la memoria.

También determinan que la falta de sueño predispone a los estudiantes a tener menos capacidad de gestión emocional y de concentración y hace que estén físicamente más cansados..

Para la tranquilidad de los padres, Fitzpatrick asegura que la situación puede revertirse simplemente implantando unos buenos hábitos de sueño. Durmiendo las horas necesarias, niños y adolescentes volverán a los niveles normales de aprendizaje.

Como sabemos que muchos padres sufren los trastornos del sueño de sus hijos y se preguntan qué deben hacer para asegurar que sus hijos duerman correctamente, sugerimos e invitamos a que vean el video en http://faros.hsjdbcn.org/es/video/como-instaurar-habitos-sueno-edad-infantil en el que el Dr. Òscar Sans, neurofisiólogo especialista en sueño y coordinador de la Unidad del Sueño del Hospital Sant Joan de Déu nos ofrece consejos sobre cómo instaurar hábitos para dormir bien y explica cómo la implementación de una rutina del sueño, y las condiciones de la habitación (temperatura, luminosidad, ropa de cama, pijama, etc.) influyen directamente con la instauración de unos buenos hábitos de sueño.

Asimismo responde otras preguntas muy frecuentes entre los padres, por ejemplo qué hábitos deben seguirse respecto las siestas, qué hacer si hemos implementado unas rutinas de sueño pero aún así el niño se despierta por la noche, o cómo detectar los principales trastornos de sueño como la apnea de sueño, el reflujo gastroesofágico o los terrores nocturnos.

Para finalizar tomamos prestados algunos consejos o sugerencias para desarrollar patrones de sueño saludables que Valentín Fuster recoge en el libro 'Monstruos supersanos:

Seguir la rutina de ciertas acciones de manera repetida para que sean previsibles para el niño: tomar un baño, ponerse el pijama y zapatillas, lavarse los dientes, hacer pis, leer un cuento... proporcionarán al niño sensación de comodidad y seguridad.

La voz de los padres es una buena herramienta para disponer a los niños al sueño: una canción, una oración, un historia repetida todos los días puede tener un efecto calmante.

A los niños les encanta que un adulto le cuente un cuento en voz alta. Además de relajarle y sentirse acompañado, potencia el gusto por los libros y la lectura.

Todos los padres deberían dedicar algo de tiempo a hablar con sus hijos antes de acostarse. El día del niño está lleno de nuevas experiencias que estará ansioso por compartir aunque, según la edad, tengamos que preguntarle.

En el momento de acostarse deben evitarse todas las distracciones en la habitación: el ruido y la luz dificultan el sueño. Para los niños a los que no les guste la oscuridad completa podemos dejarle encendida una luz nocturna de baja intensidad.

La cama debe ser acogedora, las mantas no deben ser muy pesadas y las sábanas no deben estar demasiado ajustadas. Un besito... buenas noches y felices sueños

Sin más, y esperando que os haya resultado sugerente, desearos felices sueños.



miércoles, 22 de noviembre de 2017

Con estos pequeños consejos ayudaremos a los pequeños, y no tan pequeños de la casa, a integrar dentro de su rutina diaria una serie de maneras para estar activos mediante juegos, canciones y/o bailes.

Estas actividades son muy versátiles y no requieren mucha preparación, pudiéndose hacer al aire libre o en casa, además de que todos pueden estar implicados, así hay más probabilidad de que los niños aprendan y se diviertan más.

Con este archivo PDF descargable, resaltaremos la sección de: ¡A moverse!, donde nos centraremos en la actividad física y cómo ésta desarrolla cuerpos fuertes y saludables.

Esta sección tiene:

- Capítulo 1: Moverse y jugar 
Los niños exploran cómo funciona su cuerpo y descubren cómo se sienten al saltar, bailar y jugar juntos.

- Capítulo 2: Movimiento y crecimiento 
Los niños descubren maneras de moverse cada día, exploran sus beneficios y cómo afecta su cuerpo.

- Capítulo 3: Lo que me dice mi cuerpo 
Los niños aprenden a escuchar las señales que el cuerpo envía y así saber lo que necesitan para estar contentos y saludables.

Cada capítulo contiene:

- Poemas/canciones en grupo, que podremos usar todas las veces en las que realicemos nuestra rutina de ejercicios, además de utilizarla como una página descargable y personalizada que pueden colorear y recortar.

- Páginas de actividades donde encontraremos muchas actividades prácticas que ayudan a los niños a explorar el tema de cada capítulo, identificar las destrezas que estarán desarrollando.

- Boletín para la familia. Cada boletín destaca la información específica que los niños están aprendiendo y ofrece ideas de cómo extender el aprendizaje en casa

Los niños aprenden mejor cuando hay una fuerte colaboración entre la casa y la escuela, por lo que el kit Hábitos saludables para toda la vida también le ayuda a involucrar a las familias.


lunes, 13 de noviembre de 2017

Cómo cuidar de nuestro cuerpo mientras estudiamos con el ordenador

Ya sea porque algunos de nuestros alumnos estudian con la ayuda del ordenador, porque pasan muchas horas delante de él por otros motivos, o porque las van a pasar en un futuro, hemos querido recopilar hoy unos consejos de cómo sentarse delante del pc para dañar lo mínimo nuestro cuerpo. Esperamos que os resulten útiles.

La pantalla
La posición y distancia a la que coloques el monitor es clave para tu bienestar general. La posición de la pantalla ha de estar entre 5º y 35º por debajo de tu línea de visión horizontal. Respecto a la distancia a la que debes colocar el monitor, se determina de manera muy sencilla. Estire tu brazo hacia delante y pon la pantalla del monitor más o menos a la altura de los nudillos

La silla

La espalda es una de las partes de tu cuerpo que más problemas te dará si no cuida la postura. Descansa el cuerpo en su totalidad sobre la silla, distribuyendo el peso del mismo de manera uniforme entre el respaldo y el asiento.


Asegúrate que la parte inferior de tu espalda se encuentra totalmente apoyada en el respaldo de la silla y nunca se inclina hacia delante para trabajar. Ten en cuenta que las sillas de cualquier oficina deben cumplir una serie de requisitos como disponer de control de altura, amortiguación de peso, ruedas frenadas…

También es recomendable disponer de una silla que posea reposabrazos, ya que están pensados para proporcionarte descanso entre las pausas de tu labor, nunca los utilices -ni tampoco los muslos- para apoyar los brazos mientras trabajas.

La postura más idónea para sentarte es aquella en que la espalda forma un ángulo de 90º y 120º con respecto al asiento de la silla

Manos y pies
Las manos merecen especial atención, ya que son las encargadas de manejar tanto el ratón como el teclado, y están continuamente en acción. Has de colocarlas de manera que no creen tensiones ni en las muñecas ni en el antebrazo. Para ello, la mano ha de mantenerse recta mientras escribes -sin apoyarla sobre la mesa-, si bien puedes usar un reposamuñecas para conseguir esta posición y a su vez mantener las manos descansadas. Las muñecas también han de estar en posición recta cuando escribes, pues en caso contrario se sobrecargarían, lo que repercutiría de manera negativa.

Para manejar el ratón de manera adecuada, apoya la totalidad de tu palma sobre él y no gires ni tuerzas la muñeca mientras lo estás usando. Tanto el ratón como el teclado han de estar en el mismo plano -a la misma altura-.

Los pies han de estar totalmente apoyados sobre el suelo o reposapiés, no colgando, ni mucho menos trabajar con las piernas cruzadas. Si dispones de un reposapiés, éste ha de ser lo suficientemente grande como para permitirte colocar los pies en diferentes posiciones dentro de su superficie.



Luminosidad y ambiente
Desempeñar tu labor delante del PC requiere unas determinadas condiciones ambientales para facilitarte el trabajo. Puesto que tu vista ha de estar continuamente variando su posición entre la pantalla, documentos de texto, teclado, etc., la pupila sufre continuas variaciones con la consiguiente fatiga visual que eso genera.

También hay que tener en cuenta la temperatura y humedad del sitio donde nos encontremos; aunque parezca una chorrada esto último de la humedad, hay que recordar de nuevo el continuo “castigo” al que sometemos nuestros ojos mirando focos de luz, el cual produce cansancio y sequedad ocular.

Algunos de los síntomas


· Dolores musculares de cuello, espalda, muñeca

· Calambres

· Trastornos Posturales

· Sedentarismo / Obesidad

· Trastornos cardiorespiratorios

· Molestias oculares (enrojecimiento, picazón, lagrimeo)

· Insomnio

· Cefaleas

· Acúfenos (fenómeno perceptivo que consiste en notar golpes o pitidos en el oído, que no proceden de ninguna fuente externa)

· Trastornos psicológicos (tecnostress, tecnofilia)

· Trastornos afectivos (ansiedad, depresión)

Un resumen

No es un post-it, pero no está de más tenerlo impreso en nuestra zona de trabajo/estudio para recordarnos de vez en cuando que debemos cuidarnos inconscientemente incluso trabajando.


lunes, 6 de noviembre de 2017

Hábitos saludables para los niños

Los hábitos son esas acciones que, a base de repetirlas, se convierten en nuestra forma de hacer las cosas. Establecer rutinas saludables en la infancia es una inversión en salud para toda la vida.

Comer bien, hacer deporte, beber agua o ver menos televisión, son algunas costumbres que los niños deben aprender desde pequeños para llevar una vida sana. No hay que esperar a que nuestro hijo tenga problemas de salud o sobrepeso para establecer unos buenos hábitos de vida.

La prevención es, sin duda, la mejor apuesta de futuro. El juego y el deporte son, junto a una alimentación equilibrada, los pilares de una vida saludable.

1. Buenos hábitos alimenticios

· Establecer horarios fijos para cada comida. Hay que acostumbrar al cuerpo a unos horarios y limitar el picoteo entre horas.

· Planear las comidas con antelación. Así suelen ser más equilibradas y completas. Podemos establecer un momento de la semana en el que diseñar el menú, y otro para comprar lo que necesitamos.

· Compartir al menos una comida familiar. Es una oportunidad de convertirnos en un modelo de hábitos para nuestro hijo.

· Disfrutar de la cena todos juntos. En el caso de que haya faltado fruta, verdura o proteínas en la comida, todavía estamos a tiempo de compensar estas carencias.

· Hacer las comidas más originales y apetecibles. La monotonía en la mesa produce insatisfacción e induce al picoteo.

2. Beber agua

Apostar por el agua como bebida familiar es una opción de salud. Los zumos de frutas naturales son una buena alternativa, pero no conviene abusar de ellos, ya que contienen demasiados azúcares. Podemos ofrecérselos a los niños rebajados con un poco con agua.

3. Menos televisión

· El tiempo que emplean viendo la televisión se lo estamos quitando a otras actividades necesarias y mucho más saludables.

· Los niños pasan frente a la pantalla entre tres y cinco horas diarias, cuando lo recomendable es de una a dos horas como mucho.

· Conviene pactar con ellos un tiempo máximo y buscar otro tipo de actividades para disfrutar del tiempo libre.

4. Más actividad física

El juego y el deporte son aliados imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo. Una hora de actividad física moderada al día mejora sensiblemente el índice de masa corporal (relación entre peso y estatura) de los niños, incrementa su rendimiento escolar e incluso su estado de ánimo. Pero no olvides:

· Nunca debe convertirse en una obligación. Es más importante que les divierta a que adquieran habilidades. Si les gusta, será más fácil que lo hagan.

· Diariamente, conviene guardar un espacio de tiempo exclusivo para la actividad física.

· Más activos en lo cotidiano. Si nosotros lo hacemos, es más fácil que ellos se apunten. Podemos buscar cualquier excusa para salir a la calle (pasear juntos al perro, sacar la basura, bajarse del autobús una parada antes). Un simple paseo mejora el estado cardiovascular tanto en los niños como en los adultos.

· Organizar planes familiares al aire libre. Son una buena forma de dejar a un lado el ocio sedentario.

· Disfrutar con ellos. Para que integren la actividad física como una satisfacción, conviene generar un recuerdo gratificante de ella.

Hagámoslo todos juntos. Un niño aprende lo que ve, no lo que escucha. Pasear será divertido si vamos todos. De la misma forma, si compartimos la comida, aprenderá qué alimentos le sientan bien; y si comemos de forma sana, nuestro hijo sabrá que no le estamos castigando, ya que todos lo hacemos.

Asesor Dr. Juan Pedro López-Siguero, responsable del Servicio de Endocrinología Pediátrica del hospital Materno Infantil de Málaga


Fuente: https://www.serpadres.es/3-6-anos/salud.../cinco-hábitos-saludables-para-los-niños